2007-Wallawalkar Hospital. Al sur de Bombay.INDIA.

exéresis e injertos faciales


Viajamos Dolors Pelegrí, Manuela Corradini, Marta Olivares, Robert Benedito y yo. Era el segundo año en el Wallawalkar Rural Hospital y preveíamos mucho trabajo. No era exacto, el esfuerzo del año anterior había generado un efecto llamada superior al esperado y muchos niños acudieron buscando tratamiento. El hospital se vio obligado a contratar a una cirujana plástica para atender la demanda.

Muchos ya estaban operados, pero nos esperaban muchos casos complejos. No sabemos si fue más sorprendente ver que nuestra visita se anunciaba en carteles clavados en los árboles y en vallas publicitarias de la ciudad cercana, encontrarnos a cuatro estudiantes de medicina catalanas que aprendían y colaboraban en la asistencia médica en salud pública rural (en especial la ginecológica y obstétrica) o la emoción recibir la visita de pacientes tratados el año anterior que acudieron para traer un obsequio y mostrar su agradecimiento.

Operamos muchos niños con la Dra Parvati y comprobamos su calidad técnica y humana. Destacaría el caso de una chica con un melanoma facial a la que realizamos una exéresis e injertos faciales. O el de una mujer con fisura palatina a la que exigían corrección para poder casarse. Nos invitó a la boda. 

Nuestro objetivo principal, que los niños con malformaciones faciales y otros problemas reconstructivos recibiesen un buen tratamiento, estaba cubierto. Ya no nos necesitan, buscaremos otro destino. La despedida fue muy emotiva y protocolaria. Las autoridades hospitalarias y religiosas nos apabullaron con palabras, diplomas y obsequios.