2011 - Hospital Belén. Trujillo. PERÚ.

fisura labiopalatina-cirugía plástica pediátrica


El séptimo proyecto solidario de IMF en Trujillo (Perú) 2011 ha sido un éxito. Hemos podido realizar nuestro trabajo con eficacia. Durante dos semanas del mes de agosto un equipo de ocho personas ha visitado a 55 niños, básicamente con fisura labiopalatina en diferentes estados de tratamiento (no operados, operados de una parte y otros con secuelas) y también algunos niños con problemas de cirugía plástica pediátrica.

Nuria Rodriguez como instrumentista, Oriol Martín y Álex Manzanares como cirujano junior, Dolors Pelegrí y Josetxo García Die como anestesistas y Asteria Albert, Robert Benedito y yo como cirujanos senior hemos vivido diez largas jornadas de cirugía, a dos quirófanos, en el Hospital Belén de Trujillo.

Los pacientes son de familias con bajos recursos económicos y la mayoría de zonas rurales muy alejadas de la ciudad, algunas a dos días de viaje, como Chachapoyas. 

El domingo por la tarde, cuando llegamos a Trujillo, más de 40 niños y sus familias nos esperaban en una sala del hospital adaptada al evento. Un intenso pase de visita diagnóstico, de clasificación y valoración preoperatoria nos permitió planear los programas quirúrgicos de toda la semana y empezar a trabajar el lunes a máxima eficacia.

De los 55, 26 reunían las condiciones para ser operados bajo anestesia general. Diez de cirugía primaria de labio o paladar, nueve de cirugía secundaria o secuelas de labio o paladar y siete de otras cirugías plásticas faciales. Hemos dejado a 12 niños pendientes de intervención. Su estado general o analítico, o la edad, no recomendaban la cirugía en este viaje.

Las visitas, intervenciones e ingresos se han realizado en el Hospital Belén de la ciudad. Es un hospital de beneficencia, con buena dotación de medios, que ha ofrecido sus instalaciones y servicios. Su director, el Dr Miguel Angulo, nos ofreció su colaboración y disponibilidad.

En Perú se da la paradoja de que pocas personas tienen seguridad social, y aunque se intervengan en un hospital benéfico, tienen que pagar o aportar todo el material desechable y los medicamentos que se necesiten para su operación. Para solucionar este importante problema, abrimos una cuenta en la farmacia del hospital y cada día hacíamos el pedido de lo que necesitaríamos para las operaciones del día siguiente. Este importante gasto económico ha sido cubierto por la Asociación de Médicos Peruanos de Barcelona y las aportaciones voluntarias de personas que apoyan económicamente nuestro proyecto.

Durante nuestra estancia en Trujillo, hemos contado con el apoyo eficaz y entusiasta de las asociaciones AMEPEBA (Asociación de Médicos Peruanos de Barcelona), representada por el Dr. Carlos Ganoza, que ha estado preocupándose todos los días de nuestra comodidad y necesidades básicas, y de IDEBISEP (Instituto para el Desarrollo y Bienestar Socio Económico del Perú), de la ciudad de Trujillo, representada porla abogada Jenny Ortiz. Su colaboración ha sido fundamental. Además de reunir a los pacientes el primer día de visita, han seguido a todos los pendientes de intervención, acompañado nuevos casos a la puerta de quirófano para ser visitados y preparado a los que serían intervenidos al día siguiente.

Una concurrida rueda de prensa y un programa de radio permitieron dar difusión al proyecto, generar noticias en la televisión y en la prensa local, y que varios pacientes acudieran a visitarse.

Es difícil destacar una vivencia cuando han sido tantas. La visita a un barrio marginal de la ciudad, la conferencia sobre fisura labiopalatina en el Hospital Universitario de la Ciudad, algunos casos singulares como la visita de una anciana de 64 años afecta de fisura labiopalatina completa y sin operar o las muestras de agradecimiento de la gente son recuerdos permanentes.

Si sumanos un equipo de calidad personal y profesional, un hospital que nos ofrece sus instalaciones, un elevado número de pacientes y un equipo local de apoyo, tenemos las cuatro ingredientes básicos que garantizan el éxito de un proyecto de cirugía solidaria como este.

Se unen todas las condiciones para que sea nuestro destino del año 2012, como proyecto solidario número 8. Ya desde hoy estamos pensando en cómo mejorar nuestra eficacia y adaptarnos a las condiciones que el lugar, sus gentes y los pacientes nos ofrecen. La ilusión continúa.