2010 - Gambo Hospital. Shashemane. Al sur de Addiss Abeba. ETIOPÍA.

secuelas invalidantes de quemaduras


2010 ha sido un año muy especial. Es nuestro tercer viaje al mismo hospital de Etiopía. Somos un grupo amplio y bien organizado. Somos 10. Nuevos anestesistas (Josetxo García- Die y Marifé Codina), una pediatra (Eulàlia Tauler) y tres jóvenes (Oriol Martín, María Serra y Patricia Martínez) nos aportan energía. Nos adaptamos al medio. Venimos preparados para intervenir a un buen número de fisurados; traemos material y medicación para intervenir a 30 niños.

Hemos contratado un microbús con chófer para todos nuestros desplazamientos y el de los pacientes. Era un gasto muy importante para el hospital y las misiones y podemos cubrirlo nosotros con las aportaciones hechas a IMF Solidari. 

Como en los últimos años hemos tratado a muchos niños con secuelas invalidantes de quemaduras que necesitan injertos de piel. Hemos solicitado y aceptado que Aesculap nos deje su dermatomo eléctrico portátil. Con él podremos realizar injertos libres de piel más rápidos y de mejor calidad. Hemos realizado más de 30. La mayoría exitosos.

Es difícil de transmitir la satisfacción de ayudar a un niño a volver a caminar gracias a liberar su rodilla de una cicatriz retráctil en flexión. O liberar su pie quemado que no puede estirar, por lo que solo apoya el talón. 

La gente del hospital nos ha recibido con alegría y nos han hospedado muy bien: comida exquisita y el mismo alojamiento. 

Los niños con fisuras no han aparecido. El año pasado dejamos muchos por intervenir. La ausencia de cirugías en niños fisurados nos permitió tratar otras patologías, como una malformación ano-rectal o unos genitales ambiguos, aunque esta no es nuestra prioridad. 

Muchos no podían cubrir los mínimos gastos de hospitalización (3-10 dólares) y no nos permitían que lo pagásemos nosotros directamente. Se creaban diferencias. Para este año teníamos una fórmula aceptable: una religiosa recibía nuestro dinero y los facilitaba a la familia del paciente como un microcrédito. Así se podía operar y luego se lo devolverían durante el año. Finalmente no pudimos utilizar la fórmula.

Todavía nos preguntamos por qué los pacientes fisurados no acudieron al hospital durante las tres semanas que estuvimos allí. Nos dijeron que fue un error en las citaciones, pero nos quedan dudas.